Curiosidades

del mundo de la rotulación

El Primer Rótulo de Neón

A lo largo del Siglo XIX ya se realizaron experimentos con tubos llenos de gas a baja presión, descubriendo que la electricidad podía causar que el gas se encendiera, pero fue en 1910, cuando el físico francés Georges Claude experimentó con gas neón y descubrió que producía un intenso brillo anaranjando.

No servía de mucho para iluminar, pero después de que los tubos se utilizaran en el París Motor Show, una agencia de publicidad sugirió que se podían hacer rótulos con ellos, y así en  1912, se instala el primer rótulo de neón en una barbería del barrio parisino de Montmartre.

 

El Museo

del Neón

Existe un museo del neón y como no, está en las ciudad norteamericana de Las Vegas.

Que sería de esta ciudad sin en el neón y sus múltiples rótulos, por cierto, el primer rótulo que se instaló en la ciudad fue en el año 1929 para el Café Oasis.

7

Ventajas

de los LEDS

La tecnología LED (Diodo Emisor de Luz) ya está perfectamente implantada en la industria más actual de la rotulación por sus innumerables ventajas:

· Reducen significativamente el consumo energético en comparación a las luminarias tradicionales tales como los tubos fluorescentes o halógenos, entre otros.

· Tiempo estimado de vida muy elevado, por lo que se reducen costos de mantenimiento.

· Trabajan a muy baja potencia lo que los hace más seguros y fiables.

· Generan poco calor (cuando son implementados a baja potencia).

· Por ser más compactos pueden ser adaptados a aplicaciones con ciertos grados de vibraciones o impactos.

· Tiempo de respuesta ON/OFF – OFF/ON virtualmente instantáneo.

· Puede ajustarse su intensidad en el brillo por medio de modulación en frecuencia.

¿Rótulos

de bacterias?

Los rótulos publicitarios podrían ser una de las aplicaciones prácticas del llamado “neón viviente”.

Un equipo de bioingenieros de la Universidad de San Diego, logró crear una luz de neón viviente. Su brillo lo producen millones de bacterias E.Coli, que lucen como diminutas bombillas parpadeantes que se iluminan al unísono.

El descubrimiento es uno de los últimos avances en esta novedosa rama de la ciencia conocida como biología sintética, cuyo objetivo es desarrollar máquinas a partir de organismos vivos.

La investigación  (cuyos resultados se publicaron en la revista Nature) no tiene únicamente una finalidad visual, ya que esta reacción luminosa se empleó para inventar un sensor de sustancias tóxicas en el medio ambiente.